Probablemente, a estas alturas, ya haya oído hablar de los prebióticos, los probióticos y la microbiota. En los últimos años, la comunidad científica ha puesto de relieve la, cada vez más evidente, importancia de las llamadas bacterias “buenas” que se encuentran el interior de nuestro organismo.Se estima que hay unos 100 billones de bacterias viviendo en nuestros intestinos.

Muchos estudios han demostrado que estas bacterias interactúan con las células humanas en una simbiosis; las bacterias necesitan a las células para vivir y las células necesitan a estas bacterias para realizar muchas de sus funciones vitales.

El conjunto de bacterias de nuestro intestino se denomina microbiota.Una de las áreas más investigadas de estas interacciones, es el impacto de estas bacterias “buenas” en el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. La afirmación científica señala que un desequilibrio de la microbiota genera enfermedades crónicas e inflamatorias. Esto explica el reciente interés de muchas empresas por producir prebióticos y probióticos.

Los prebióticos son productos, como el yogur y ciertas verduras, que promueven el crecimiento de las bacterias beneficiosas, mientras que los probióticos son organismos vivos, bacterias benéficas, que se han aislado y preparado en un laboratorio para su posterior ingesta. Existe, además, un nuevo y más sofisticado producto en desarrollo.Se trata de los posbióticos.

IgenBiolab, una empresa suiza con sede en Madrid, líder en el mercado de los posbióticos, ha conseguido aislar aminoácidos clave producidos por las bacterias “buenas”.Mediante un método muy sofisticado, la empresa cultiva bacterias en sus laboratorios, para posteriormente extraer las sustancias que necesitan las células humanas para realizar sus funciones de inmunidad.

Uno de los productos estrella de la empresa, que ha demostrado unos resultados iniciales extraordinarios, se encuentra ya en estudios clínicos de Fase II para pacientes con cáncer de pulmón terminal. Así, la eficacia de los posbióticos a la hora de garantizar una microbiota equilibrada que consigue evitar la generación de enfermedades inflamatorias y crónicas, además de fortalecer el sistema inmunológico, se está acercando a los tratamientos médicos convencionales.

En Finenza, apostamos por la biotecnología, apoyando el crecimiento y expansión de empresas líderes en el sector como IgenBiolab.

Roberto Cortes
Senior Director